Anonima Geek

Anónima, Geek y, para colmo, emprendedora… tengo todas las papeletas para salir mal parada.

La Bella, la Bestia y el Jardín de las Delicias II

II. La Bestia

Resultó que apareció la Bestia. Soy capaz de encontrar diamantes en el desierto y en cuanto nos miramos a los ojos en el primer segundo en el que aterricé allí supe que formaba parte de mi nuevo destino. No sabía cómo, ni por qué, pero lo sabía. Así que me limité a dejar que pasaran las cosas. Era un auténtico bruto: gritaba, ladraba, hacía ruido, decía burradas… estuvo provocándome dos o tres días, hasta que simplemente decidí ignorarlo. En aquel momento, recibí noticias interesantes.

Unos amigos tenían una mercancía para mí, era algo que ya había hecho en otras ocasiones, justo antes de enamorarme, de empezar a escribir este blog y de dejarlo. Siempre había tenido con quién hacer este tipo de negocios y siempre había sabido cuál era mi papel, aparentemente secundario, para poder sacar el beneficio que a mí me interesaba. Pero esta vez estaba sola. No obstante, dije a mis amigos que lo pensaría, que en principio sí, pero que de todos modos era pronto y tenían que esperar a que pudiera echar un vistazo a la mercancía para empezar a prepararla.

Justo después de este mensaje, Bestia se acercó a mí con el rabo entre las piernas y me pidió disculpas. Empezó a hacerme la rosca y a tratarme bien… básicamente, los trucos que funcionan con los perros en una modificación de conducta, funcionan con cualquier tipo de bestia. Aquel día me lo llevé al río y me solté la melena, me quité la ropa y le invité a nadar. Al día siguiente, bebía los mares por mí y empezamos a relacionarnos de una forma sucia y salvaje en su apartamento después del trabajo. Todos estos años había reprimido mi capacidad de manipular, mi naturaleza bruja, mi arte y me había esforzado mucho por ser una mujer sumisa, fiel, devota y dedicada… pero en el primer momento en el que Bestia puso sus enormes garras entorno a mi cintura y me miró a los ojos supe que no iba a contenerme por más tiempo sin matar mi alma salvaje. Así que lo hice, desaté el demonio súcubo que llevo dentro y abrí la caja de Pandora. Para cuando quiso besarme, mis dientes se transformaron en colmillos, mis dedos en garras y le devoré como un halcón a un vulgar ratón.

Entonces supe que podría hacer con él cuanto quisiera siempre que dejara arder su llama y que no destruyera su orgullo de hombre. Los hombres, que se creen hombres, necesitan creer que tienen el control, necesitan creer que los necesitas, que los deseas, que no quieres vivir sin ellos. Los hombres apasionados necesitan pensar que lo son todo para sus mujeres, que te deshaces por ellos y que estás dispuesta a lo que haga falta para no perderlos. Así que le daba una de cal, otra de arena y poco a poco se fue convenciendo de que me estaba enamorando, de que me tenía presa como a una gatita sumisa, de que había caído en su trampa… ay, ratoncillo… me pensaste queso.

Mientras nos duró el trabajo, me curré mi actuación y, la verdad, lo disfruté mucho. También le fui metiendo la idea en la cabeza. Vengo del mundo del marketing y de las relaciones públicas, si quieres que un hombre haga algo por ti, haz que piense que ha sido idea suya. Fue fácil, porque Bestia se creía un gran narcotraficante y se pasaba el día contando historias y anécdotas sobre sus negocios, sus ideas, sus cosas… historias y anécdotas que más bien salían de los argumentos de las pelis españolas sobre el tema. Así que sólo tuve que ponerle ojitos de gatita, hablarle de lo fácil que sería hacer el dinero si me echaba una mano y, con el tiempo, funcionó.

Yo sabía que Bestia tenía una mujer en alguna parte… y sabía que no tardaría demasiado en volver con ella. Pero también sabía que para volver con su mujer necesitaba el dinero y sabía que iba a sacar el dinero de mi mercancía. Se lo vendí como un plan redondo y le convencí de que timarme era muy fácil. Sólo tenía que venir a mi casa, portarse como un hombre perfecto, preparar la mercancía, venderla, coger el dinero y marcharse. Y yo le adoraría hasta el último minuto y después tendría que llorar traumatizada su pérdida.

La dulce Bella convencida de que puede cambiar a Bestia y convertirle en un maravilloso príncipe.

Iba y venía… pasaba una semana aquí, siendo el príncipe perfecto, curando la mercancía, preparándome el desayuno, dándome todo tipo de orgasmos y mimos… y se iba los fines de semana con su mujer. Él me decía que iba a hacer negocios, que iba a ver a sus amigos… y yo trabajaba esperando a que llegara el lunes y regresara a mis brazos. Qué bonita historia de amor. Qué bonito todo.

Llegó el día en que todo empezó a estar preparado y comenzaron las negociaciones. Bestia tenía algunos contactos. Es lo que bueno de las bestias, conocen el infierno y saben dónde están los clientes, los consumidores, cómo manejarse con la gente… porque forman parte del mundillo. Bestia también consumía las flores del Jardín de las Delicias y las vendía como las Flores de la Reina Titania. No había mayor problema, sabía moverse y me llevaba de un lado a otro presentándome a todo tipo de personas, moviendo flores de un lado a otro. Yo le seguía como una buena Bella, como una buena mujer, me quedaba detrás, obediente y sumisa, picoteaba alguna que otra flor, le decía a todo que sí y me conformaba con lo que me iba dando para cubrir el gasto de gasolina.

Duró una semana. Aquella semana, Bestia dejó demasiadas flores a deber. El fin de semana se marchó, como siempre, a sus cosas, a hablar con la abogada y esas cosas…

El domingo me llamó por teléfono para decirme que había pasado algo, que tenía que marcharse lejos, que tenía que venir a mi casa a por sus cosas. Le dije que no iba a entrar en mi casa sin darme primero una explicación. Inventó muchas excusas… y, entonces, lo vi claro, me abandonaba. Bestia me abandonaba después de lo dulce y buena que había sido con él y de lo bien que lo había tratado. Le dije que no estaba dispuesta a darle nada y se enfadó muchísimo… quería venir a toda costa.

En ese momento, me di cuenta de que en mi casa había más de 2.000€ de mercancía, que él sabía perfectamente dónde estaba y que, lo más probable, era que si le dejaba entrar en mi casa me la robara… igual que había pretendido robarme el dinero de las ventas. Le dije que no era justo, me hice la asustada y, al notar que entraba en pánico, cambió su mensaje para suplicarme que le devolviera sus cosas. Y llegamos a un acuerdo, yo me acercaría a donde él estaba y le daría su maleta con sus cosas y él no volvería a cercarse a mi puerta.

Y así pasó. Me dio las indicaciones, metí sus cosas en el coche, me acerqué, me senté en la terraza del restaurante en el que estaba comiendo a la espera y cuando salió y me encontró allí se quedó mudo. Recogió su bolsa sin decirme nada y me marché sin hablarle. Se había terminado, para siempre.

<– Capítulo anterior  -//—//-  Capítulo siguiente –>

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Information

This entry was posted on October 23, 2017 by in El Jardín de las Delicias and tagged , , , , , , , .

IMPORTANTE

Todo lo que escribo es REAL 100% (más o menos). Para preservar el anonimato, todos los nombres de las personas que aparezcan en este blog serán sustituidos por nombres ficticios.
No me malinterpreteis. Me encanta herir sensibilidades, pero es que la gente no tiene sentido del humor con estas cosas y la verdad duele demasiado como para decirla tal cual.

Ya lo han visto

  • 8,024 personas

También me gusta

Lo están leyendo

Si no eres de acordarte de los enlaces, clicka para actualizaciones por correo electrónico.

Join 113 other followers

Erotismo en guardia

Poesía erótica y escritos desde el corazón!

Chairybomb

Honest Furniture Reviews

Moonlight Psychology

PSICOLOGÍA: Terapia, Talleres, Blog // PSYCHOLOGY: Therapy, Workshops, Blog

Agrudur79's Blog

Just another WordPress.com site

Garota ao Avesso

"Blogueira apaixonada por Histórias e Pessoas".

You're the worst

Relatos no autobiográficos escritos en estado inconveniente .Sátira de el día a día . Por J.D.Pilipakis

Cristian Castro Rodríguez

Siembra lo que deseas recoger

Blog de Jack Moreno

Un blog de Joaquín Moreno sobre recursos, literatura y ciencia ficción

O Sherman Stories

La escritura, mi pasión.

Todos tenemos una historia...

Poesía y fotografía, ambas las hago mias.

Bake & Read

Delicious recipes, Great stories & Food reviews!

%d bloggers like this: