Anonima Geek

Anónima, Geek y, para colmo, emprendedora… tengo todas las papeletas para salir mal parada.

Daños colaterales: culpables de las disputas de otros

¿Por qué los niños siempre tienen que pagar por las guerras de los adultos? A menudo criamos a nuestros hijos tratando de inculcarles odios y pasiones que en realidad nos pertenecen. ¿Por qué intentamos dominar los sentimientos y los pensamientos de los niños? ¿Por qué no podemos tolerar que tengan su propia voz y su propia opinión respecto al mundo?

En mi casa, durante un sinfín de años, he tenido a media familia enfrentada como una tribu de gitanos liados a navajazos. Mis tíos y mis abuelos se han peleado por dinero, por orgullo, por despecho… se han devastado. Se han insultado, criticado, amenazado y se han dedicado toda la vida a hacérsela imposible.

Y durante todos esos años, nosotros estábamos allí, en medio de todo. Tres parejas de hermanos emparentadas entre sí que no entendían por qué no podían juntarse a celebrar ni siquiera un cumpleaños.

Mis primos eran pequeños. A la mayor de todas, la última vez que la vi debía de tener 12 años o algo así. Ahora tiene 20 y la que apenas sabía hablar cuando la perdí de vista ahora tiene esos mismos 12 años. Me los perdí. No pude verles crecer, ni ayudarles con las matemáticas, ni aconsejarles sobre las cosas banales de la vida. Nunca pude hacerles un regalo de cumpleaños ni llamarles a ver qué tal estaban. Mis tíos me hicieron pagar a mí que tenían hacia mis padres y me utilizaron para hacerles daño.

Durante muchos años, después de haberme ido de casa de mis padres, el mayor de mis miedos era pensar: ¿y si a ellos también les están haciendo daño? Cuando los perdí de vista casi era mayor de edad y me dijeron e hicieron cosas que no quiero ni siquiera pensar para volver a redactar. ¿Y si a esos niños tan pequeños les ocurrió igual y no pude defenderlos? Los malos tratos, las voces, las heridas infligidas no me dolían como cicatrices, sino que me dolían a causa del miedo que me daba que otras personas estuvieran pasando por lo mismo.

La semana pasada decidieron reunirse todos esos adultos hijos del infierno para una fiesta. Mi madre insistió mucho en que acudiera y al final tuve que ceder. Fue terriblemente duro volver a estar delante de todas esas personas y recordar todo lo que ocurrió hace más de diez años. Todos esquivaban mi mirada y se sentían incómodos en mi presencia porque todos sabían que yo no he olvidado. Y, sin embargo, nunca lo conté en casa para no hacer daño a los mismos que acabaron echándome de casa sin comprender (qué irónico).

Lo positivo de esa tarde es que a pesar de lo que podía haber imaginado nunca se me ocurrió pensar que ocurriría lo que ocurrió. Y es que, por alguna clase de milagro, estaban allí todos mis primos, mis niños, los peques. Los críos con los que jugaba, leía cuentos y cuidaba cuando apenas tenían chupete. Y estaban enormes de guapos y de crecidos.

Y no se habían olvidado de mí.

Me he pasado más de 10 años pensando que tal vez algún día me cruzaría con ellos por la calle y ni siquiera sería capaz de reconocerles. Cuando recorría las calles de la ciudad en la que ellos viven me fijaba en todos y cada uno de los chavales y chavalas que pasaban por mi lado porque jamás me hubiera perdonado haber olvidado la cara de uno solo de esos niños. Me daba pánico que les pasara algo y que no pudiera ayudarlos. Y lo que más pánico me daba era cruzarme con ellos y que ellos no me reconocieran. Después de todo, han pasado muchos años.

El calor que sentí cuando me abrazaron fue increíble. Y en cuestión de tres minutos nos olvidamos de la fiesta y nos juntamos todos en un rincón para ponernos al día. Estuvieron contándome todo lo que me había perdido: películas, institutos, amigos, novios, novias, fiestas, carnet de conducir, deportes… todo. Como si no hubiera pasado nada. Están tan guapos y son tan inteligentes. Y lo que es mejor: se acordaban de nuestros juegos, de nuestras historias y de las cosas que hacíamos juntos. Y ahora tenemos muchas cosas en común.

Lo que más me sorprendió es que la más pequeñita de todas, la que tiene 12 años me pidió el número de teléfono, hizo un grupo de whatsapp, nos metió a todos los primos y dijo:

“Ahora, si se vuelven a enfadar, podemos quedar nosotros por nuestra cuenta, ya no tenemos que pedir permiso”.

Nunca nos preguntaron qué opinábamos de nada. Nunca nos preguntaron si queríamos vernos o si nos apetecía quedar. Simplemente, lo teníamos prohibido. Y mientras fueron menores bajo la autoridad de esa panda de tiranos que tienen por padres nunca pude verles porque cuatro hermanos y sus mujeres se odiaban entre sí. Y todos estos años me han echado de menos tanto como yo les he echado de menos a ellos y lo que siento ahora no soy capaz de describirlo con más letras.

Egoismo. Egoístas. Son las únicas palabras que se me ocurren para describir a los ‘adultos’ de nuestra era. ¿Por qué? ¿Porque estéis jodidos tenéis que destilar odio por vuestros poros y joderle la vida a la gente? ¿Porque no encontráis trabajo tenemos que aguantar los demás vuestra depresión? ¿Porque no os cae bien un rey tenemos que aguantar que insultéis a una niña que no tiene ni 13 años? ¿De verdad pensáis que escribiendo y publicando vuestra opinión vais a conseguir cambiar el mundo?

El mundo se cambia levantando el puto culo del sillón, poniéndose uno a hacer sus cosas y dejando a los demás vivir en paz. Al final, somos los demás los que tenemos que pagar la amargura y el odio de los que no mueven un puto dedo y siempre tenemos que soportaros las personas que intentamos hacer cosas para mejorar nuestras vidas.

Como diría una señora de aquí del pueblo: “iros a quejar tres bancos más allá, que no me dejáis ver el telediario”.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Information

This entry was posted on October 6, 2015 by in Crítica, Social and tagged , , , , .

IMPORTANTE

Todo lo que escribo es REAL 100% (más o menos). Para preservar el anonimato, todos los nombres de las personas que aparezcan en este blog serán sustituidos por nombres ficticios.
No me malinterpreteis. Me encanta herir sensibilidades, pero es que la gente no tiene sentido del humor con estas cosas y la verdad duele demasiado como para decirla tal cual.

Ya lo han visto

  • 7,990 personas

También me gusta

Lo están leyendo

Si no eres de acordarte de los enlaces, clicka para actualizaciones por correo electrónico.

Join 104 other followers

Erotismo en guardia

Poesía erótica y escritos desde el corazón!

Chairybomb

Honest Furniture Reviews

Moonlight Psychology

PSICOLOGÍA: Terapia, Talleres, Blog // PSYCHOLOGY: Therapy, Workshops, Blog

Agrudur79's Blog

Just another WordPress.com site

Garota ao Avesso

"Blogueira apaixonada por Histórias e Pessoas".

You're the worst

Relatos no autobiográficos escritos en estado inconveniente .Sátira de el día a día . Por J.D.Pilipakis

Be Like Water

Music, Film and Life

Cristian Castro Rodríguez

Siembra lo que deseas recoger

Blog de Jack Moreno

Un blog de Joaquín Moreno sobre recursos, literatura y ciencia ficción

O Sherman Stories

La escritura, mi pasión.

Todos tenemos una historia...

Poesía y fotografía, ambas las hago mias.

Bake & Read

Delicious recipes, Great stories & Food reviews!

%d bloggers like this: