Anonima Geek

Anónima, Geek y, para colmo, emprendedora… tengo todas las papeletas para salir mal parada.

Balance entre margaritas y sol

Ya huele a verano y a sol… ya vienen las tardes de río, de margaritas, de picnics… y el marketing online.

Creo que, por fin, puedo darme por satisfecha. He pasado tres meses programando páginas web y tengo que decir que he sobrevivido sin volverme loca, aunque la verdad es que había ratos en los que no sabía ni dónde estaba cuando despertaba por las mañanas. ¿Me estará pasando factura esta vida tan itinerante que llevo? Me estoy haciendo mayor… jaja!

Lo bueno es que hoy por fin me he ubicado. Ha sido una maravillosa hora de sol tumbada en el césped en el jardín del parque del pueblo, rodeada de margaritas, con una cúpula azul profunda sobre mi cabeza y los rayos de sol calentándome las mejillas. Oh, sí, el placer existe.

El Barrero, Sequeros

Lo bonito de haber sobrevivido es que te da tiempo a hacer un balance. Antes los hacía en NocheVieja… pero ahora casi compensa hacerlos trimestrales, ya sabéis, para evaluar los logros a corto plazo.

He perdido a mucha gente. Especialmente a gente que creía que era especial. Un año en Salamanca, un año en León y un año en el pueblo… lo cierto es que cuando vas de visita y sales de fiesta todo es genial. Pero a la hora de la verdad, cuando te pones a trabajar y a vivir y a profundizar en un lugar la tónica, en todas partes, es la misma. La gente no acepta que las personas tengamos que trabajar, por eso no se pueden hacer amigos en los bares ni de fiesta.

De Salamanca perdí a todo el mundo, pero todo el mundo pertenecía al ámbito nocturno. Así que no fue una gran pérdida, más bien fue una decisión, tenía que escoger entre la vida y la oscuridad de la noche. Fue, como quien dice, un tránsito lógico. Cuando estudias tienes mucho tiempo para salir de fiesta y relacionarte con la gente en ámbitos de relax y bebidas espirituosas. En León conocí a la gente de fiesta, las cosas como son, y después dejé de tener tiempo para salir y hacer el parias en los bares. Además, León no es como Salamanca ni como Andalucía, que son ciudades que propician, a pesar del frío, el estar reunidos en la calle. León es ciudad de interior, de encerrarte en un bar y de gastar dinero. Y ese, evidentemente, no era mi rollo.

Y en el pueblo… bueno. Aquí nos conocíamos de las fiestas de Agosto. Así que no os digo más. Bueno, sí… una cosa hay que saber sobre la vida rural: si no tienes la cabeza bien amueblada, puedes acabar trastornado de verdad. Es muy difícil aguantar un invierno en medio de la nada, rodeada de niebla, oscuridad, frío, humedad, sin trabajo, sin actividad, sin lugares en los que divertirte… Aquí, la tentación de caer en la locura o en la droga es muy alta. Porque la única manera de sobrevivir al invierno es juntarte con los demás y la gente que se reúne en sitios públicos en invierno es gente muy consumidora de drogas (legales e ilegales), con lo cual, o te integras del todo o te quedas sola. Y la gente solitaria de los pueblos tiene muchísima entereza, los que no están locos como cerrojos. Hay que tener las ideas muy claras.

Yo creo que este invierno me he hecho mucho más dura y me he obligado a mí misma a madurar muchísimo. Sobre la vida, sobre el esfuerzo, el sacrificio, el dolor, la soledad y, sobre todo, el valor que tienen las personas que me rodean. ¿Qué significan para mí? ¿Hasta qué punto les necesito? ¿Hasta dónde estoy dispuesta a llegar?

Tengo claros mis objetivos y mis valores como persona humana, como mujer y como individuo. Hay muchas cosas que todavía las tengo atravesadas y hechas una maraña, pero, de base, tengo bien afincados los pilares sobre los que voy a sustentar mi vida y mi día a día. Y eso, para mí, ya es un gran comienzo.

Sobre los que quedan… ¿os conté que Efraín se marchó a Japón? 

Se fue 15 días. Y me lo dijo el día de antes por móvil. Tenía yo unos 40º de fiebre así que todo lo que le dije fue:

“Tengo fiebre. Tráeme una postal. Ki o tsukete, Oji-sama (Cuídate, príncipe)”.

Sakura: la flor del cerezo15 días después eché una ojeada al Facebook para ver si había publicado alguna cosa sobre su viaje y me enteré de que había perdido el teléfono móvil en Ikebukuro. Así que tuve que esperar una semana. Entre tanto, pasé una tarde en la tienda de Warhammer y su dueño me estuvo contando las aventuras que Efraín le había narrado el día anterior. Recuerdo la frustración de pensar que me estaba perdiendo el mundo. Luego os cuento sobre eso. Tardó una semana en llegar el aviso de que se había unido a Telegram y hasta hace dos días no tuvimos contacto.

Había salido a hacer unas fotos de los cerezos, que ahora están en flor y que son mis flores preferidas (de hecho, tengo un tatuaje sobre cerezas en un tobillo), y recordé que en Japón las flores del cerezo se llaman Sakura. Recordé que, por estas fechas, suelen salir de picnic a merendar bajo los cerezos en flor porque para ellos son un árbol sagrado. Y se me ocurrió mandarle una fotografía de un ramillete en flor.

Y entonces me contó que se había acordado de mi postal y que tendríamos que quedar un día para dármela. Le dije que le avisaría. Apagué el teléfono móvil y se me cayó el alma al suelo. Desolación.

Recuerdo con absoluta nitidez la sensación de desolación que sufrí aquella noche aciaga en la que el fantasma de mis pesadillas volvía a atormentarme. Sí, vale, qué melodrama. Ya… soy consciente de ello. Pero ya he llegado a la conclusión de que Efraín me hace mucho daño. DEMASIADO. Más del que estoy dispuesta a soportar.

Fui tan feliz en sus brazos, que ahora su ausencia me come por dentro como un maldito cáncer. Hace tiempo que dejé de mirar el teléfono móvil. Sí que nos escribimos de vez en cuando y eso me hace feliz, pero sus silencios me atormentan porque tiene la costumbre de dejarme con la palabra en la boca o con las preguntas en el aire. Y cuando decido que no quiero seguir torturándome, que no quiero seguir consultando el móvil para ver si me habrá escrito o no… borro las conversaciones y los contactos y, de pronto, me asalta un mensaje suyo. Como si supiera cuándo quiero desengancharme y apareciera, casualmente, con la dosis exacta para preparar mi recaída. No es amor, es pura obsesión.

Ahora estoy en una debacle. Quiero verle, porque su presencia me hace feliz. Pero no quiero verle, porque me angustia y porque cuando nos separemos me va a doler más el mono de lo que me duele ahora. Sin embargo, pase lo que pase, sé que él no tiene la intención de hacerme daño, sino que es mi mente, absurda y obsesa, la que me mantiene presa de su encanto.

Anoche hablé con Pacor… le echo un poco de menos. Cuando jugábamos a rol era mi compañero inseparable asesino de orkos a full y éramos los únicos kamikazes que tirábamos los dados de ataque mucho antes de que el máster nos preguntara qué queríamos hacer.

Hemos venido a matar.

Ése era nuestro lema. Desde que nos encontramos en Badoo hacemos sesiones de psicoterapia conjunta por Whatsapp. Y con él hablo mucho de Efraín… igual que él me habla mucho de su ex. Anoche me dijo que debería verle, que a mí me ha traído la postal y, sin embargo a él, que son amigos desde la más tierna infancia, no le ha traído nada. Pero no sé, no estoy segura.

A pesar de todo, ya le he dejado un mensaje avisándole de que subiré a León la semana que viene… supongo que ahora depende de su respuesta y de lo que mis manos quieran hacer en ausencia de un cerebro capaz de capitanear el barco a tierra. Ya os contaré.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Information

This entry was posted on April 11, 2014 by in Emprendiendo, Love Stories, Social, Vida Rural and tagged .

IMPORTANTE

Todo lo que escribo es REAL 100% (más o menos). Para preservar el anonimato, todos los nombres de las personas que aparezcan en este blog serán sustituidos por nombres ficticios.
No me malinterpreteis. Me encanta herir sensibilidades, pero es que la gente no tiene sentido del humor con estas cosas y la verdad duele demasiado como para decirla tal cual.

Ya lo han visto

  • 7,922 personas

También me gusta

Lo que dice la gente:

AnonimaGeek on Dark whispered lullaby
Maria on Dark whispered lullaby
AnonimaGeek on Curación
jackchatterley on Curación
jackchatterley on Curación

Lo están leyendo

Si no eres de acordarte de los enlaces, clicka para actualizaciones por correo electrónico.

Join 99 other followers

Chairybomb

Honest Furniture Reviews

Moonlight Psychology

PSICOLOGÍA: Terapia, Talleres, Blog // PSYCHOLOGY: Therapy, Workshops, Blog

Agrudur79's Blog

Just another WordPress.com site

Garota ao Avesso

"Blogueira apaixonada por Histórias e Pessoas".

You're the worst

Relatos no autobiográficos escritos en estado inconveniente .Sátira de el día a día . Por J.D.Pilipakis

Be Like Water

Music, Film and Life

Cristian Castro Rodríguez

Siembra lo que deseas recoger

Blog de Jack Moreno

Un blog de Joaquín Moreno sobre recursos, literatura y ciencia ficción

O Sherman Stories

La escritura, mi pasión.

Todos tenemos una historia...

Poesía y fotografía, ambas las hago mias.

Bake & Read

Delicious recipes, Great stories & Food reviews!

Sale De Mi CabezA

Solo escribo lo que pienso y lo que va saliendo solo.

%d bloggers like this: